El recuerdo de los periodistas holandeses sigue vivo en El Salvador, tras 32 años de una mortífera emboscada

periodistas holandeses asesinados en el salvador

La mañana del 17 de marzo de 1982, cuatro periodistas holandeses salieron de la capital salvadoreña hacia Chalatenango con el objetivo de realizar un reportaje, con dirigentes de la guerrilla del FMLN, sin embargo no lograron su cometido. Al conmemorar un aniversario más del asesinato de los cuatro tulipanes holandeses proclamamos nuestra solidaridad con el sentimiento vivo del pueblo Reino de los Países Bajos.

17 de marzo de 1982. Santa Rita, Chalatenango, El Salvador. Koos Jacobus Andries Koster, periodista; Jan Corenlius Kuiper Joop, productor y redactor; Hans Lodewijk ter Laag, técnico en sonido y Johannes Jan Willemsen, camarógrafo; murieron en una emboscada perpetrada por soldados del Batallón Atonal, cuando se dirigían a un campamento guerrillero, guiados por cuatro de sus combatientes, para realizar un reportaje periodístico.

La noticia impactó al pueblo holandés y a toda la comunidad internacional. El embajador de Holanda, en aquel entonces se reunión con un miembro de la Junta Revolucionaria y le solicitó una investigación profunda y completa de los hechos, investigaciones que fueron entorpecidas y no fue hasta el informe de la Comisión de La Verdad, “De la Locura a la Esperanza”,  documento que refleja los grandes acontecimientos sucedidos en la guerra civil salvadoreña y nacido de la Firma de Los Acuerdos de Paz en 1992, que se conocieron los detalles y se confirmaron los culpables: el comandante de la 4ta Brigada de Infantería, el coronel Mario A. Reyes Mena, quien planificó el ataque; el sargento Mario Canizales Espinoza, quien ejecutó la masacre al mando de 25 soldados del Ejército.

Marzo de 1982

En esa fecha, El Salvador era visitado por muchos periodistas extranjeros debido a la coyuntura política, ya que se aproximaban las elecciones para la Asamblea Constituyente y la violencia generalizada que se vivía. Koster tenía la misión de realizar un reportaje por encargo de la empresa de televisión del Reino de los Países Bajos, IKON y formó su equipo con Joop, Lassg y Willemsen.

Para esos días los periodistas eran amenazados. El Comité de Prensa de la Fuerza Armada, COPREFA, sacó un comunicado con una lista de 35 periodistas que estaban “en la mira”, entre extranjeros y nacionales, supuestamente por favorecer con reportajes a la guerrilla salvadoreña.

“Lo que pasaba es que los periodistas que trabajábamos para agencias internacionales no éramos bien vistos por el ejército, ya que las publicaciones que hacíamos ponían en evidencia las violaciones que cometía el ejército, en cambio acá el periodista, el periodismo era censurado o se autocensuraba”, relata Iván Montesinos, fotoperiodista salvadoreño quien en ese entonces trabajaba para la Agencia de Noticias UPI (United Press International).

El 11 de marzo, los cuatro periodistas holandeses fueron detenidos por la Policía de Hacienda y llevados a la oficina del coronel Francisco Antonio Morán, director general de la famosa, por su brutalidad, PH. Los interrogaron, ya que en el bolsillo de un guerrillero, que asesinaron, encontraron un papel con el nombre, número de teléfono y hospedaje de Kooster.

Los holandeses fueron sometidos a un fuerte interrogatorio, ellos por supuesto negaron cualquier contacto con la guerrilla, ya que sus vidas estaban en juego. El 12 de marzo fueron liberados, y al mismo tiempo en el titular de un comunicado de COPREFA se leía “Periodista Holandés Contacto de Subversivos”, detalla el Informe de La Verdad.

Montesinos, quien fue amigo de Kooster pudo conversar con él, en esos días. “Koos habló conmigo y me dijo – mirá Iván quiero que por favor me des un consejo, fijate que nosotros estamos esperando salir para Chalatenango, dentro de unos días y ¿tú qué piensas? ¿crees que es conveniente o no? – yo, como conocía bien la realidad del país y cómo actuaban los militares y estos cuerpos represivos, entonces mi consejo fue – mirá Koos, a ustedes ya los capturaron, entonces los deben de tener bien controlados, incluso los teléfonos del hotel, entonces mi consejo es que salgan del país – le sugerí”, relata el fotoperiodista.

Sin embargo los holandeses decidieron seguir con su objetivo de realizar la filmación, pues para ellos era importante que el mundo supiera los sufrimientos que las y los salvadoreños padecían durante el conflicto armado.

Jan Pierre Lucien Schmeitz, otro periodista holandés que llegó en esos días a El Salvador, él conducía un microbús, el cuál prestó a sus colegas para que se trasladaran el 17 hacia Chalatenango. El vehículo fue conducido por el alemán Armin Friedrich Wertz, periodista independiente condujo el vehículo, el cual tenían pintado en grande, en los costados  PRENSA-TV.

Los holandeses se reunieron con Wertz en un restaurante y con el “Comandante Oscar”, miembro de las FPL (Fuerzas Populares de Liberación), también con un joven de aproximadamente 15 años de seudónimo “Rubén”, quien era el único que conocía el lugar del encuentro con los guerrilleros y quien los guiaría. Salieron cerca de las 3:00 p.m. de San Salvador, pasando por la ciudad de Aguilares, rumbo a Chalatenango.

Emboscados sin piedad

Los periodistas holandeses junto al “Comandante Oscar” y “Rubén” ya en el terreno, en Santa Rita, avanzaban a una distancia de cuatro metros, ya eran acompañados de “Carlos” y “Martín”, dos guerrilleros, que además desde horas tempranas ya habían hecho reconocimiento del lugar.

Joop, Lassg y Willemsen y desde luego Kooster iban emocionados. Realizarían un reportaje que la comunidad internacional conocería, de cómo vivía la gente en una zona guerrillera: su día a día, sus miedos, su forma de subsistir, cómo se cuidaban unos a otros y cómo sobrevivían a los acosos y acechos del ejército salvadoreño que era apoyado política y militarmente por el gobierno de los Estados Unidos.

Pero solo habían caminado unos 250 metros, cuando el grupo de 8 hombres fue atacado por una ráfaga de balas de M-16 y de ametralladora M-60, que provenían de soldados del ejército situados en dos colinas a 100 metros de ellos, según lo relata “Martín”, único sobreviviente de la masacre, versión que después fue confirmada por el sargento Canizales.

El Reino de los Países Bajos exigía respuestas

El guerrillero “Martín” fue llevado a Holanda, donde testificó el 4 y 5 de mayo de ese mismo año. Ese mismo mes, la Comisión holandesa tuvo una reunión con el sargento Canizales, pero sin que otras personas estuvieran de testigos.

El Salvador dijo que inició la investigación, pero esta se paralizó en 1988, debido a que la Juez Dora del Carmen Gómez de Claros dijo estar recibiendo amenazas y pidió refugió en otro país. Luego la Comisión holandesa pidió una copia del expediente judicial a la Lic. Margarita de los Ángeles Fuente Sanabria, Juez de Primera Instancia de El Dulce Nombre de María, Chalatenango. Documento que, según la Juez, recibió instrucciones de no entregarla, ya que tenían que pedírsela a la Corte Suprema de Justicia, en ese entonces el Dr. Mauricio Gutiérrez Castro, presidente del Órgano judicial no dio respuesta a esa petición. Pero el procurador General de la República envió una copia del documento, así lo detalla el Informe de La Verdad, hasta 1992.

“La Comisión de la Verdad considera que existe plena evidencia de que la muerte de los periodistas  Koos Jacobus Andries Koster, Jan Corenlius Kuiper Joop, Hans Lodewijk ter Laag, y Johannes Jan Willemsen, ocurrida el 17 de marzo de 1982, fue consecuencia de una emboscada planeada con anterioridad por el comandante de la Cuarta Brigada de Infantería, coronel Mario A. Reyes Mena, con el conocimiento de otros oficiales, en el cuartel de El Paraíso, sobre la base de información de inteligencia que les alertó de su presencia, y fue ejecutada por una patrulla de soldados perteneciente al BIRI Atona, al mando del sargento Mario Canizales Espinoza”.

El asesinato de los holandeses como el de periodistas de otras nacionalidades y nacionales violó el Derecho Internacional de Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, que dispone que los civiles no serán objeto de ataque.

La indignación, la tristeza y la búsqueda de respuestas que sintió el Reino de los Países Bajos desde ese trágico 17 de marzo de 1982, se avivó en 1989, cuando Cornel Lagrouw, periodista, también holandés, que trabajaba permanentemente en El Salvador, murió cubriendo un enfrentamiento en San Francisco Javier, Usulután y por todos los periodistas salvadoreños y extranjeros que fallecieron haciendo periodismo entre las balas.

En recuerdo de los tulipanes holandeses

Kooster, Joop, Lassg y Willemsen fallecieron hace 32 años. Sin embargo su misión de denunciar las injusticias y proclamar el respeto a la Defensa de los Derechos Humanos sigue viva, así lo proclama año con año el Reino de Los Países Bajos, como lo sustentó la actual embajadora Mette Gonggrijp, en el evento de la conmemoración de la Declaración Universal de Los Derechos Humanos, el recién pasado diciembre.

“Para Holanda el tema de los Derechos Humanos es muy importante. Nuestro gobierno se esfuerza para promover el respeto de los derechos humanos en Holanda y en el resto del mundo. Para ello el gobierno de Holanda se enfoca en tres temas específicos: los derechos de las mujeres, los derechos de LGTBI y defensores de derechos humanos. Los defensores de derechos humanos juegan un papel importante en la promoción del respeto a los derechos humanos. Los defensores de derechos humanos ayudan a denunciar las violaciones de los derechos humanos y generan conciencia sobre conflictos sociales. Según este criterio, también, los periodistas se clasifican como defensores de los derechos humanos…”.

En memoria de los periodistas fallecidos durante la guerra de El Salvador que duró 12 años

Ignacio Terrazas Rodríguez de México en 1980 (El primer periodista asesinado)

John Sullivan de El Salvador en 1980

César Najrro de El Salvador en 1980

Jaime Suárez de El Salvador en 1980

Olivier Rebbot de Francia en 1981

Ian Mates de Sudáfrica en 1981

John Hoagland de Estados Unidos en 1984

Mauricio Pineda de El Salvador en 1989

Roberto Navas de El Salvador en 1989

Eloy Guevara de El Salvador en 1989

Daviy Blundy de Gran Bretaña en 1989

René Tamsen Salvadoreño/Norteamericano en 1989 (Desaparecido)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.