“La democratización de las Comunicaciones es vital para la democracia salvadoreña”

 

IMG_5484

 

Con grandes expectativas se realizó el 9º Foro Comunicación, información y poder en EL Salvador. Claves para la Democratización, en la Universidad Autónoma de Santa Ana, en la celebración del 3º aniversario del periódico digital El Cénit.

Jessica Guzmán

Para una verdadera democracia es necesario legalizar a los tres sectores que hacen comunicación, el comercial, el público y el comunitario, sin embargo en El Salvador, solo el primero cuenta con una ley que lo ampare y con un mecanismo de obtención de frecuencias que le favorece, enfatizó Oscar Pérez, presidente de la Fundación Comunicándonos, en el 9º Comunicación, información y poder en EL Salvado. Claves para la Democratización, en la Universidad Autónoma de Santa Ana, en la celebración del 3º aniversario del periódico digital El Cénit.

La polémica sobre la subasta de seis canales de televisión que ha publicado la Superintendencia de Electricidad y Telecomunicaciones de seis canales de televisión fue uno de los puntos en el foro y que llamó la atención de las y los participantes en el foro, quienes se preguntaban si sería utópico pensar que podría haber una desconcentración mediática en El Salvador

Por su parte Andrea Cristancho, directora de la Maestría en Comunicación de la UCA y autora del capítulo del libro, El Salvador: sistema de medios y calidad de la democracia  dijo que el escenario mediático en Latinoamérica está cambiando y sí son posibles marcos legales más de beneficio con la ciudadanía, es decir que se modifique la Ley de Telecomunicaciones, en función que no sea la subasta el único mecanismo de obtención de frecuencias.

Roberto Pérez, expositor del capítulo El mapa de medios en El Salvador. Todo queda en familia, dijo que la ciudadanía debe comprender que el Estado no es el dueño del espectro radioeléctrico  “el Estado solo lo administra y la UIT da parámetros que dicen como se debe distribuir equitativamente, es cuestión de voluntad política”, concluyó el investigador.

El foro contó con la participación de catedráticos y coordinadores de la UNASA y cerca de 150 estudiantes de comunicaciones.

Poder y Medios

Es de suma importancia señalar que en El Salvador, el derecho humano a la comunicación se estrella con un marco jurídico político insuficiente que camina en sentido contrario a la tendencia democrática que se experimenta en países de nuestro continente como Argentina, Ecuador, Venezuela, Bolivia y Uruguay. La causa fundamental de este atraso siempre ha sido el secuestro de la palabra, el sonido y la imagen que ha prevalecido invariablemente a lo largo de la historia nacional y que ha permitido que pequeños grupos con un gran poder político y económico, exploten comercialmente todos o la mayoría de los medios y recursos que hacen posible la comunicación social y vayan así fortaleciendo los oligopolios mediáticos.

El estudio que está recogido en el libro desarrolla seis temas claves divididos en dos partes: Una primera parte, la conforma el análisis de la relación existente entre los medios de comunicación y el poder político y económico, lo que pone en el banquillo la calidad de la democracia en El Salvador y dilucidar la importancia de contar con un sistema de medios de comunicación plural, accesible e incluyente. Esta parte dibuja cómo se ha venido configurando el actual mapa de medios y genera evidencias para comprender por qué los vínculos entre dueños de medios de comunicación y políticos o funcionarios públicos, afecta la salud de la democracia.

La segunda parte del libro analiza la incidencia del discurso mediático en la construcción de imaginarios colectivos sobre la identidad cultural, la promoción de una cultura de paz y el abordaje que hacen los medios de comunicación digitales e impresos de mayor circulación sobre la problemática de género en El Salvador.

Este esfuerzo, que pretende sumar a que las organizaciones de la sociedad civil abracen dentro de su agenda de lucha la bandera por la democratización de las comunicaciones, reivindicando así el Derecho a la Comunicación, está complementado con el documento de trabajo “Propuestas para una Política Nacional de Comunicación en El Salvador”.

Cabe señalar, que este trabajo y su resultado forman parte de la labor que hemos venido desarrollando desde hace varios años la Fundación de la Comunicación para el Desarrollo (Comunicándonos), la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) y los treinta años de lucha que ha desarrollado el movimiento de la radiodifusión comunitaria representado por la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC). También, este resultado solamente ha sido posible gracias al invaluable apoyo financiero y solidario que hemos recibido de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), que ha sido canalizada por la Asociación de Emisoras Municipales y Comunitarias de Andalucía de Radio y Televisión (EMARTV) de España.

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.