“En el país ha sido tradicional el tema de la concentración de medios, dos, tres personas dueñas de todos los medios de comunicación”

DSCF2387

Herminia Funes, Comunicadora Social, actualmente comisionada del Instituto de Acceso a la Información Pública, cuestiona duramente la falta de voluntad de transparencia de muchos funcionarios públicos al no querer cumplir la LAIP, lo que pone en duda, asegura, que en el país haya una democracia de calidad y esto incluye, enfatiza, que se fortalezcan a los medios comunitarios, que son los que están cerca de la gente y sus necesidades.

La comunicadora enfatiza puntos clave, que son profundizados en el documento “Comunicación, información y poder en El Salvador, Claves para la democratización”. Libro que será presentado públicamente este 30 de octubre, por la Fundación Comunicándonos,  la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD),  Asociación de Emisoras Municipales y Ciudadanas de Andalucía de Radio y Televisión (EMARTV),  la  Agencia  Andaluza de Cooperación Internacional para el desarrollo (AACID) y la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC).

Jessica Guzmán

Sin duda la Ley de Acceso a la información Pública es un avance a la transparencia y a la democracia, pero ustedes mismos como comisionados en el IAIP se han enfrentado con dificultades

La Ley de acceso viene a representar un instrumento para la sociedad en su conjunto. Un instrumento que le permita el acceso a la información pública y no es un favor que se le hace al ciudadano al darle esa información, el acceso es un derecho humano; al mismo tiempo esta Ley viene a querer ordenar un poco, recordemos que somos un país, en el que por décadas ha prevalecido el oscurantismo, por decirlo de una forma bonita o le llamamos mejor corrupción. El funcionario público no quiere transparentar su trabajo. Yo creería que esta Ley no le ha venido a caer en gracia a muchos funcionarios públicos, si bien es cierto que es una Ley que ha sido considerada la cuarta mejor a nivel del mundo es un instrumento que de muy poco servirá si la ciudadanía no se apropia de él. Mañana justo estamos cumpliendo ocho meses de haber sido juramentados y en este lapso que llevamos aplicando la Ley, creo yo que ha habido resultados importantes, si quisiéramos llamarle de alguna forma. Sin embargo ha venido a quedar evidenciado y es triste que de la institución de dónde sale la Ley es de donde menos se quiere transparentar lo que están haciendo. Y digo que es triste porque la Ley fue discutida, aprobada por unanimidad y el primer Órgano del Estado la presenta, entonces no entendemos ahora como Instituto porqué hay negativas a querer cumplirla…

Estamos hablando de la negativa de los diputados de proporcionar la lista de asesores en la Asamblea Legislativa…

Así es, y usted se da cuenta, han desfilado por este Instituto una serie de informaciones públicas que se han visto expuestas por no dar la información y la Ley es tan clara que no le queda duda cuál es la información pública, la información reservada, cuál es la información confidencial, pero no va a ser fácil trabajar en ese tema porque es una cuestión cultural. Es un proceso y la gente tendrá que irse acostumbrando a que cuenta con una herramienta para que usted solicite la información de cómo se están gastando sus impuestos. El ciudadano debe apropiarse de la Ley, porque son sus impuestos (impuestos de la ciudadanía) con los que nos están pagando a nosotros: servidores públicos. Entonces un país que se precie de ser democrático tiene que transparentar el qué hacer público. Mientras la corrupción siga siendo el ingrediente principal en estas instituciones no podemos hablar en los foros internacionales de que El Salvador es un país democrático.

¿Les está costando a los funcionarios ser transparentes?

Así es, pero por qué usted como funcionario público no va a transparentar lo que hace. Si está trabajando en el Ministerio de Defensa o en la policía no dará a conocer los planes de seguridad que tiene a futuro y eso es entendible, pero sí me puede informar de cómo fue el proceso para realizar una licitación, usted sí me puede decir cómo ha elaborado su presupuesto, cómo ha distribuido estas partidas, eso lo puede decir, los procesos de contratación, si usted tiene asesores. Esa es información pública, porque si yo he hecho los procesos de manera clara y transparente no tengo porque poner resistencia en dar esa información. Un argumento que dan es la inseguridad que vive el país y por eso se da la información, por eso yo no puedo decir cuánto gana mi asesor para protegerlo, pero todos estamos en el país expuestos a hechos de violencia y criminalidad, sin embargo cuando usted acepta un cargo público, usted sabe que está en vitrina y que está en la lupa de la ciudadanía, por lo tanto piénselo entonces dos veces antes de aceptar un cargo público

Quizá cuando aceptan un cargo público piensan en privilegios y no en responsabilidades y me refiero desde el o la señora de oficios varios hasta el presidente del Ejecutivo o Legislativo etc.

Así es. Totalmente de acuerdo. Además desde el momento que se piensa de integrar esta Ley de Acceso a la Información desde 1997, pero en ese tiempo no permeaba el tema, no había interés de transparentar. Pero debe ser la gente la que tiene que leer esta Ley, conocerla y ver que tenemos la posibilidad de acercarnos a las instituciones, no es fácil y la gente se queja, pero el tema es que no claudiquemos. Y si usted como ciudadano se apropia de esta herramienta nos estamos encaminando hacia la democracia.

¿Llevan ustedes un monitoreo sobre las noticias que se generan en los medios precisamente del Instituto y su accionar y qué valoración hacen?

Sí llevamos un monitoreo desde cuando hemos estado funcionando hace siete meses y en general puedo decirle que el tratamiento que los medios de comunicación le han dado a la temática ha sido importante, no nos quejamos de los enfoques, incluso cuando se presentó el tema de los salarios, ya sea por morbo o lo que fuera pero desde el punto de vista de los medios, considero, hubo un buen tratamiento. Ahora sería mentirle que sí ha habido algunos medios, mínimos, que han hecho tratamientos mal intencionados queriendo afectar al Instituto, en algunos casos han actuado por saña y en otros por desconocimiento, cuando usted lee la nota y saca una cantidad de imprecisiones y uno se pregunta si no hay control de calidad en las notas. Es más una de esas notas la guardé para cuando regrese a las aulas a dar clases y decirles “esto no se hace en un medio de comunicación”.

¿Desde el punto de vista de la democractización de los medios de comunicación cree que deben abrirse espacios para medios alternativos, para mayor transparencia?

Totalmente, con el Lic. Oscar Pérez estuvimos en el nacimiento de ARPAS, (Asociación de Radios y Programas Participativos en El Salvador), desde el nombre que llevaría, hasta que se consolidara, y creo yo que son proyectos muy importantes. Las radios comunitarias en el país son radios profesionales, gente formada, gente comprometida, que creo que le dan un plus y aunque muchas veces los medios alternativos se ven en desventaja ante medios privados grandes, pero ese valor agregado que tienen los participativos es lo que les da la credibilidad ante la ciudadanía. Sin duda alguna todo el trabajo que se ha hecho porque haya este tipo de espacios, porque haya más apoyo de las instituciones de gobierno a estos medios, que sin duda alguna forman parte de estos países que se precian de ser democráticos, creo que debe seguirse potenciando. Que se logren formalizar frecuencias para estos medios, que no se les vea como amenazas a los poderes, sino más bien como medios a través de los cuales se puede llegar al ciudadano con discurso coherente, discursos verdaderos, no demagógicos. Entonces cuando los funcionarios públicos, que tiene poder de fortalecer estos espacios, entiendan que los medios alternativos no son sinónimos de amenaza, entonces creería yo que los van a potenciar. Yo admiro el trabajo de los medios alternativos; radio Izcanal es un ejemplo, da cátedra. Entonces obviamente el reto y no solo para los comunitarios, sino en general es el profesionalizarse, qué le obliga el ser periodista: le obliga a ser responsable, a ser comprometido o comprometida con la verdad, no manipular, ni tergiversar, sea de derecha o de izquierda, porque conocemos la realidad del país y además tenemos una ética.

¿Cree que si hay más pluralidad de medios de comunicación favorecerá a la transparencia y a la democracia?

Sí, en el país ha sido tradicional el tema de la concentración de medios, dos, tres personas dueñas de todos los medios de comunicación, radios, televisoras, medios impresos.  ¿Qué posibilidades iba a tener la gran mayoría de gente de participar de estos proyectos? Ninguna. ¿Qué posibilidades de hablar, participar, de denunciar, plasmar sus indignaciones en estos grandes medios? Ninguna, porque no tenían espacios.  Pero estos medios alternativos abrieron esta posibilidad y la gente de las comunidades hizo escuchar su voz, se organizaron y participan de grandes proyectos a nivel de América Latina, porque son parte de ALER (Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica) de AMARC, (Asociación Mundial de Radios Comunitarias), así que son pasos importantes.

Por ello es importante la pluralidad de medios de comunicación y la transparencia

Claro, porque además no solo se trata que dé información, sino qué clase de información usted está dando, ¿la información es útil? Si la calidad de información es cuestionable, no me hable de que está haciendo bien las cosas y le está apostando a la transparencia. Desde el Instituto hemos visto que a la clase política no le ha caído en gracia el tema de la Ley, hay poco apoyo para el Instituto, el presupuesto es pequeñísimo y que difícilmente se puede hacer todo lo que la Ley manda, sin embargo está el compromiso, para el otro año el presupuesto va recortado .

¿Cuánto es el presupuesto?

Para este año 900 mil y fracción para el otro año ha bajado a 800 mil y fracción… entonces si como nación le estoy apostando a la transparencia y quitar esas barreras de corrupción y tengo un Instituto al que más bien le estoy poniendo trabas, no sé cuán grande es el compromiso de quienes están hablando del Instituto. En ningún momento pensamos que sería fácil, pero la ciudadanía está viendo los mensajes claros de nuestra clase política. Porque cuando presentamos el presupuesto del Instituto, no se me olvidará la expresión de una señora diputada que dijo “¡uy! quieren crear un monstruo, quieren 43 plazas”. Qué perdone, pero aquí hay instituciones con cientos de plazas y que no trabajan, que no son funcionales, el Instituto de Acceso a la Información no es un monstruo. Si lo veo así, ¿cómo soy como político?. Como monstruo tengo que ver a la corrupción, a ese secretismo y ocultamiento de información que ha habido siempre. Por ello el papel de la sociedad civil es importante cuando haga suyo este documento y le pida cuentas a los políticos a los que les está pagando con el pago de sus impuestos.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.