Eliminan privilegios fiscales a medios escritos en Honduras

parlamento hondureño

El Congreso hondureño aprobó retirar los privilegios fiscales que los medios de comunicación escritos gozaban desde 1958. Estos, por su lado, señalan que la medida “viola la Ley de Libre Pensamiento”.

Transparencia Activa

Juan Orlando Hernández, Presidente del Congreso Hondureño, a petición del Presidente Porfirio Lobo, anunció que los medios de comunicación escritos tendrán que empezar a pagar impuestos aduaneros por la introducción al país de maquinarias, papel y otros insumos que ocupan en sus negocios.

Iolany Pérez, periodista de Radio Progreso, explicó que “la medida surgió en medio de una de las peores crisis económicas, sociales y políticas que atraviesa el país. Hace algunas semanas el gobierno aprobó la revisión de las exoneraciones fiscales de las que gozan algunas empresas privadas y se conformó una comisión integrada por miembros de la sociedad civil, empresarios y gobierno, que en 60 días tendrían que revisar todas las exoneraciones que se dan”.

Ante el anuncio, la redacción del matutino La Prensa reaccionó señalando que “la medida sólo es compatible en gobiernos autoritarios y representa una venganza contra los medios que han sido críticos al gobierno” de Porfirio Lobo.

Agrega el matutino que “puede ser el inicio de una serie de medidas restrictivas del libre ejercicio del derecho a la libertad de expresión y la libertad de prensa que no es bien visto más que en sociedades donde el gobierno quiere ejercer un control absoluto”.

Las exoneraciones que actualmente gozan los medios afectados son las contenidas en la Ley de Emisión del Pensamiento (Art. 9 y 11), que elimina pagos de derechos aduaneros e impuestos a la importación de maquinaria, repuestos y accesorios, tintas, papel periódico y demás materiales que se utilicen como medios para expresar y difundir el pensamiento, siempre que no se destinen para el tráfico comercial.

También se eliminaría el derecho de introducir al país, libre de impuestos, toda clase de libros, revistas, periódicos, folletos, grabaciones no musicales, películas cortas para televisión y demás publicaciones que no estén prohibidas por la ley.

El analista Raúl Pineda rechaza la medida y considera que “no puede verse una empresa que se dedica a la transmisión del pensamiento y a informar a la sociedad como una empresa igual a la que vende licores o a la que vende zapatos, no es precisamente con ánimo de lucro el que motiva de manera exclusiva la fundación de un periódico”.

Pineda en la nota sugiere que “el gobierno frente a los medios de comunicación debe ser tolerante y comprensivo y las exoneraciones hacia el sector deben mantenerse con el propósito de ir buscando el perfeccionamiento del modelo democrático”.

La consecuencia inmediata de suspender las exoneraciones sería el aumento en el precio de los periódicos y “el derecho a la información quedaría limitado”, señala Pineda.

Al respecto, la periodista de Radio Progreso afirma que “con la medida se está afectando a un importante sector monopólico dedicado a las comunicaciones y por eso es el rechazo a la medida”.

La ley no afecta a todos los medios de comunicación, ya que “las radios, televisión y otros medios públicos bajo ningún criterio han tenido estos privilegios del no pago del impuesto sobre la renta, porque al igual que un periódico o un canal de televisión, además de un medio de información, son un negocio”, aclara Pérez.

Por su parte, el Presidente del Legislativo hondureño refuta las posturas empresariales y justifica que ha habido excesos, mutuos. “Sí, algunos grupos económicos se han privilegiado de esas exoneraciones, pues no le pongan duda, porque así es”.

En la nota de La Prensa, Hernández hizo un llamado a la conciencia a quienes, según él, se han beneficiado de las exoneraciones por años y que digan “hombre, es cierto, ya ha sido demasiado. Ya este pueblo me dio bastante, que surjan otros con estos recursos que van a quedar disponibles”.

Según el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH), en el país existen más de 80 decretos de exoneraciones fiscales que en su mayoría benefician a la gran empresa privada, y que hacen que el país deje de percibir entre 10 a 40 mil millones de lempiras” (513 a 2050 millones de dólares).

Según el diario La Prensa, “esta acción viola la Constitución de la República, la Ley de la Libre Emisión del Pensamiento y pone en entredicho la política pública del Gobierno de fortalecer la democracia”.

Pérez concluye diciendo: “desde Radio Progreso no somos beneficiarios de ninguna exoneración fiscal, cada equipo que ingresamos para usarlo en la radio, así como la publicidad que tenemos, paga el respectivo impuesto, ¿por qué un periódico que genera más riqueza no puede pagar lo mismo que nosotros?”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.